Obispo Galo Fernández nos visita

21 de Agosto de 2018

Al iniciar el recorrido dentro del establecimiento, los alumnos del liceo agrícola tenían preparado un pie de cueca de bienvenida; luego de la presentación artística, el obispo dirigió unas palabras de gratitud a los estudiantes donde instó a pasarlo bien durante la visita; en este sentido, el director de la institución, Francisco Herrera, invitó a monseñor Fernández a la sala de reuniones con el fin de presentarle el proyecto educativo del liceo.

En este sentido, y con un ambiente emotivo, lleno de mucha esperanza y alegría entre los estudiantes, docentes y apoderados se celebró la Misa en la capilla. A partir del evangelio del buen samaritano, el obispo compartió los tres personajes que se relatan en el texto, y explicó a los alumnos y a todos los participantes el bien que nos hace ser samaritanos y el bien que nos hace conocer a Jesús. Otra idea que resaltó en la homilía fueron los valores que tiene el liceo, donde invitó a los presentes a formarse no solo en conocimientos sino que también en los valores.

La Eucaristía continuó con el ofertorio, donde se ofreció la imagen de San Alberto, una caja de alimentos no perecibles para familias de alumnos con más necesidades, una canasta con verduras y aceite de oliva producido por el liceo y unas tortillas hechas por el personal de cocina, para compartir al final de la celebración como signo de solidaridad.

Luego de la homilía el obispo fue invitado a la biblioteca con una delegación de estudiantes donde se realizó un conversatorio, oportunidad en que el Administrador Apostólico fue muy receptivo con las preguntas realizadas. También los estudiantes pudieron expresarse con testimonios y vivencias y esta misma temática la realizaron los profesores. Para culminar la visita de monseñor, fue invitado al comedor de la institución a compartir el almuerzo con los estudiantes, profesores y asisentes.



Impresiones “Muy contento de conocer, de saludar, de conocer no solo los proyectos, sino conocer a las personas, la actitud de los alumnos ha sido muy acogedora, me gustó que se expresaran muy bien. Veo que le tienen cariño y valoran este lugar, y la aprobación de los alumnos es lo más importante”, expresó monseñor Fernández.

















 Volver